El buen hablar

La creación pasa por el pensamiento y luego la palabra lo transforma todo, quizá si usamos mejor vocabulario y expresiones con nosotros y con lo que nos rodea, conseguiremos crear un modo de vida más hermoso, en el que seamos más felices.

“La gente buena se consolida sin cesar”, Confucio


En el Evangelio de Juan, se dice: “En el principio era el Verbo”. Si era el verbo, considero que viene a explicar que primero creamos con la palabra. Tenemos un pensamiento, lo moldeamos en la mente y le damos forma con la palabra.


Luego sigue: “y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” . Pero para desarrollar lo que quiero exponer ahora, me quedo con la parte primera de la oración.


Entonces, si la creación pasa por el pensamiento y luego la palabra lo transforma todo, quizá si usamos mejor vocabulario y expresiones con nosotros y con lo que nos rodea, conseguiremos crear un modo de vida más hermoso, en el que estemos más felices, ¿no?


Hace un tiempo hice una prueba conmigo misma, ya sabéis que todo lo que os expongo en mis libros, lo compruebo primero en mis carnes. En este caso se trató de escribir en una hoja un montón de cosas buenas hacia mí, colocarlo en el frigorífico y leerlo cada dos por tres. Que voy a por unas verduras, lo leo; que paso por delante para sacar de allí al lado la escoba, lo leo; que llego de casa de recoger a mi hijo del colegio, lo leo; que ando trajinando por la cocina preparando la comida; lo leo.


Lo que se escribe ha de estar en presente, no llevar negaciones, y las palabras han de ser positivas. No vale decir:

“No tengo enfermedades”, pondrías poner: “Cada día estoy más ágil, fuerte y sana”.

Haz esto por la mañana y por la noche, al menos durante una semana, si puedes hacerlo más días, mejor. Se trata de leerlo al levantarte, antes de acostarte, cuando te acuerdes, y no es un leerlo porque yo te lo esté diciendo, es leerlo porque realmente sientes que lo bueno que has escrito sobre ti, sale desde tu corazón, es real.

Tienes derecho a que llegue a tu existencia lo más maravilloso que puedas imaginar. Mereces (merecemos) lo mejor del mundo. Y si alguien te dice que no es cierto, está mintiendo. Todos tenemos ese mismo derecho, y este tipo de cosas deberían ser una materia del colegio.

Ya me lo imagino: “Paulo, recuerda llevar al colegio el “Libro de las bondades”, que hoy te toca clase de “Autoestima” y así no tienes que pedirle a Pedro que te deje leer de su libro”.

En fin, volviendo al presente y dejándome de elucubraciones, aquí debajo escribo algunos adjetivos y unas frases, que puedes usar para poner en tu frigorífico, espejo del baño, cartera, ordenador, etc. Fabrica las tuyas, en positivo, sin usar ninguna connotación negativa, escritas en presente.

1)Adjetivos calificativos positivos:
YO SOY:
Estupendo, creativo, maravilloso, valiente, válido, brillante, bondadoso, alegre, feliz, eficaz, tolerante, encantador, único, emprendedor, puntual, ágil, amable, bueno, leal, inteligente, motivador, optimista, perseverante, seguro, honrado, inigualable, detallista, decidido, amoroso, luminoso, natural, sereno, tenaz, simpático, hábil, organizado, fantástico, saludable, educado, divertido, amigable, puntual, apasionado, tierno, protector, sabio, prudente, sincero, previsor, social, agradecido,…

2)Frases positivas en presente:
-Soy capaz de hacer frente a cualquier situación, encuentro las facilidades y ayuda para ello.
-Vivo en el presente, ahí está todo mi poder, desde aquí hallo los recursos necesarios que necesito en cada momento.
-Dejo que llegue a mí todo lo bueno que la vida tiene para enseñarme, y recibo esta enseñanza con los brazos abiertos.
-Soy una buena persona y me perdono cuando cometo errores.
-Me siento seguro, en cada momento y situación me siento protegido.
-Dejo ir el pasado y organizo mi vida en función del presente.
-Me siento pleno en cuerpo, emociones y mente.
-Soy abundancia económica, llegan a mí los recursos legales que necesito para vivir bien, de la forma más armónica posible.
-Viajo por placer varias veces al año, con mi familia (y en solitario si así lo deseo), aumentando mis habilidades sociales y ampliando mis horizontes.
-Me relaciono con mi pareja con buena comunicación, educación, confianza, pasión, estabilidad, humor, diversión, amor, deseo y respeto.
-Dedico tiempo de calidad a mis hijos: soy paciente, amoroso, comprensivo y equilibrado con ellos.
-Cuido mi cuerpo, mi mente y mi alma y me nutro con lo mejor que hay a mi alcance.
-Vivo pleno y feliz en un hogar hermoso, armónico y ordenado.
-Disfruto de relaciones sociales fantásticas, me acompañan verdaderos amigos, nos comprendemos, ayudamos y divertimos juntos.
-Recobro mi brillo interno, descubro lo que se me da bien hacer y lo comparto con el mundo.

Recuerda decir esta frase, o una parecida, cuando termines de recitar las frases que cada día escojas:

Merezco que llegue a mí todo esto de una manera armónica, para mi bien mayor y el bien mayor de todos los implicados. Siento que lo que digo ya es una realidad, que puedo notar con mi cuerpo, mi mente y mi ser. Agradezco


Nota: Elige las frases que vas a usar, haz tres inspiraciones profundas, repite las frases y siente que ha sucedido, que es tu presente.

Importante:
Si no eres capaz de creerte que esto que escribes es posible, puedes escribir antes de la frase algo así:
-A pesar de que ahora no me lo creo, puedo ser ……………………….
-A pesar de que siento que es mentira, puedo estar ……………………
-Aunque estoy en dudas, puede ser cierto que estoy ………………….

Ejemplos:
-A pesar de que ahora no me lo creo, puedo ser buena persona.
-A pesar de que siento que es mentira, puedo estar tranquila en un examen.
-Aunque estoy en dudas, puede ser cierto que estoy haciendo las cosas de la mejor manera posible.


Se trata de convencerte a través de tus palabras. Como hacen los anuncios, que nos convencen con la palabra y con imágenes, pero esta vez lo vas a hacer de forma consciente, convenciéndote de lo bueno que llevas dentro, de lo bueno que ya tienes, de lo bueno que mereces.

Recuerda que lo que piensas va creando tu futuro. Piensa bien de ti y acertarás, habla bien de ti y acertarás. Camina hacia lo que quieres ser mañana, con tus actos de hoy.

No te aferres al resultado, deja que la vida vaya acercándote lo mejor que ella tiene para ofrecerte y úsalo para el bien mayor. Ten paciencia.


“Lo que eres es lo que has sido. Lo que serás es o que haces a partir de ahora”. Buda Siddharta Gautama

Abrazos desde mi corazón al tuyo.

Mirena

Compartir en tus redes:

Artículos relacionados

El aborto

“No te avergüences de llorar, tienes derecho a llorar. Las lágrimas son solo agua, las flores, los árboles y las frutas no pueden crecer sin agua. Pero también debe haber luz solar. Un corazón herido sanará en el tiempo y cuando lo hace, la memoria y el amor de nuestros perdidos serán sellados en nuestro interior para confortarnos”. Brian Jacques

leer más ›

Mírame

“Ejercita cada día tus ojos poniéndote frente al espejo. Tu mirada debe aprender a posarse silenciosa y pesadamente sobre el otro, a disimular con velocidad, a aguijonear, a protestar o a irradiar tanta experiencia y sabiduría que tu prójimo te de la mano temblando”. Walter Serner

leer más ›