De regreso a casa

"Casa" es ese sitio en el que pisas y estás a salvo, cuando de pequeño juegas con tus amigos. Allí nada te daña, nadie te mata y es un alivio cuando gritas: ¡casa!

“Casa” es ese lugar donde te sientes seguro, te encuentras con aquello que consideras tuyo. Pertenencia, comida, ropa, una zona para expandirse y crear o contraerse y llevarse por la calma.

“Casa” es ese sitio en el que pisas y estás a salvo, cuando de pequeño juegas con tus amigos. Allí nada te daña, nadie te mata y es un alivio cuando gritas: ¡casa!

Es donde todo sobra porque nada falta, llegas desnudo y completo, cuanto más vacío, más en “casa”.

Regresas al dejar de buscar y descubres que siempre habías estado en el lugar correcto. Y te quedas sorprendido al no fijarte antes en algo tan obvio.

Entras cada vez que observas la grandeza de tu hijo dormido, sereno y dulce, abrazado a tu pareja.

Ahí habita el recuerdo de tus seres queridos perdidos.
Y es donde siguen brillando las estrellas que los acompañaron, a ellos, aquí en su recorrido.

“Casa” es todo lo bueno para ti acontecido, millones de risas, mil abrazos, doce mil besos e ingentes suspiros.

Alberga ella los mordiscos que le has dado al chocolate, que con tanto gusto te has comido.

“Casa” está cerca, ubicada en el centro del corazón de cada uno de tus latidos.

Mira dentro de ti, eso es “Casa”.

Un abrazo desde mi corazón al tuyo.

Mirena

Compartir en tus redes:

Artículos relacionados

El aborto

“No te avergüences de llorar, tienes derecho a llorar. Las lágrimas son solo agua, las flores, los árboles y las frutas no pueden crecer sin agua. Pero también debe haber luz solar. Un corazón herido sanará en el tiempo y cuando lo hace, la memoria y el amor de nuestros perdidos serán sellados en nuestro interior para confortarnos”. Brian Jacques

leer más ›

Mírame

“Ejercita cada día tus ojos poniéndote frente al espejo. Tu mirada debe aprender a posarse silenciosa y pesadamente sobre el otro, a disimular con velocidad, a aguijonear, a protestar o a irradiar tanta experiencia y sabiduría que tu prójimo te de la mano temblando”. Walter Serner

leer más ›