La sencillez de la acción

"No importa lo que la gente piensa o lo que traten de hacer, siempre serás tú quien decida lo que quieres hacer con tu vida. Así que cuando todo parece ser demasiado, recuerda que la sencillez siempre es la respuesta y que la vida es mejor cuando la vives de forma simple." Irma Rueda

Saltamos, corremos, pensamos, besamos, cocinamos, trabajamos, escribimos, cosemos, tecleamos, conducimos, amasamos, limpiamos, miramos, creamos,… somos puro verbo en acción.

Conjugamos cada verbo como mejor nos convenga, organizando así nuestra vida.

A mí me encanta el verbo escribir, como ya imaginarás. Aunque no es al que más cariño le tengo. Mi verbo preferido es “amar”. Amar a la vida, a mi hijo, a mi marido, a mi mascota, a la naturaleza, a mi cuerpo, a mis alumnas, a todo lo que me rodea.

¿Qué verbos conjugas más en tu caminar diario? ¿Cuáles son tus verbos preferidos?

Te propongo un sencillo ejercicio.

Aquí debajo voy a escribir unos cuantos verbos, elige cuáles son los que más usas en tu día a día, en tu rutina, en tu ruta vital. Elige al menos cinco y luego, observa en dónde los usas, con quién los usas y plantéate por qué lo haces:

Comer REir SALTAR vivir amar gozar llorar calmar brindar saborear besar ACARICIAR SonReir Saltar Acompañar Gritar Bailar CANTAR correr REcoger bostezar escribir TRABAjar teclear pensar observar rumiar doblar PLANCHAR beber prosperar conseguir lograr leer hablar grabar coser peinar componer BAtallar BRINDAR pintar freGar miRAR componer poner DAR quitar cotillear juzgar PERDONAR culPar criticar aGuantar SER organizar comparar COMpartir comprAr copiar suFRir encontrar empezar regalar sofocar finaliZAR…..

¿Cuáles has elegido?

¿Por qué los has seleccionado?

¿Qué te hacen sentir?

Acciones y más acciones, rato tras rato, concatenadas, momento a momento, de eso se compone la vida.

He juntado algunas acciones sencillas, que a mí me hacen sentirme mejor, quizá sirvan para darte cuenta de que a ti también te hacen sentir bien.

1- Aprovecha el tiempo:
Lo que se va ya no vuelve, lo que dejas ir es tiempo perdido. Si lo desperdicias, no brota de nuevo. Al tiempo se lo lleva la brisa suave de la mañana, el leve sonido de tus latidos.
Es imparable, constante como el vaivén de las olas del mar.
Llega a todas los seres y a todas las partes. Es eterno. Es diminuto como un nanosegundo y gigante como un siglo.
El tiempo todo lo puede. Úsalo para el bien. El tuyo. El de tu entorno. Aprovéchalo mientras puedes.

2- Deja de pedir:
Deja de pedir y comienza a dar, lo mejor que nazca en ti.
Deja de pedir y empieza a agradecer, cada momento e historias que acercan al amor.
Deja de pedir y solicitar, ponte a hacer, con tus manos, con tu palabra, con tus actos.
Deja de pedir y rogar, camina hacia aquello que pretendes que otros hagan, que otros arreglen, que otros solucionen, que otros te den.
Todo lo que das regresa a ti, fíjate bien, ¿qué es lo que entregas a los demás?, ¿con qué obsequias a la vida?
Deja de pedir y comienza a SER. Insiste, sigue adelante.
Si tienes una meta, un propósito, una tarea, un quehacer, que es importante, no pares. Como decía aquella canción de hace mucho tiempo, “no pares, sigue, sigue”. Insiste hasta que lo logres. Aprovecha cada instante para practicar, para encontrar, para hacerlo, para mejorarlo, para caminar a su encuentro. Júntate con personas que ya han logrado aquello que tú quieres, pregunta a quién lo hizo, rodéate de la información sobre ese tema. No pares. Sigue adelante.

3- Respira profundamente:
Cuando pases por un momento de estrés, encuentra un lugar donde dedicarte unos minutos y respira conscientemente. Subirá tu nivel de serotonina y relajará tu estado. Si no puedes salir a otro lado, hazlas disimuladamente, ve un momentito al baño o realiza esas inspiraciones muy suave, sin que nadie lo note, sentirás igual el beneficioso bienestar.

4- Trátate bien:
Vas a vivir contigo toda la vida, eres la persona con la cual mejor has de llevarte. Cuando te pilles criticándote o culpabilizándote por algo, perdónate.

5- Ríete:
Todo lo que puedas, de ti la primera, de tus errores, de tus tropiezos, de tantas veces que caes en lo mismo. Si estás “de bajón” ponte una película de risa, lee comics, mira monólogos de risa, júntate con gente divertida. Introduce esta energía renovadora y alegre en tu vida, cada día, te dará más fuerza y te renovará.

Ejercicio para hoy: sonríe al menos a tres personas que te encuentres por la calle.

6- Llora:
Cuando tengas dolor en tu alma, en el corazón, en el cuerpo: llora. Halla un espacio donde quedarte a solas y suelta esa pena. Permite a tu ser sangrar la herida. Lo que no se llora se pudre dentro y nos daña.

7- Lee:
Abre las hojas de un buen libro, investiga. aprende. Enreda tus ojos entre sus historias y palabras. Mécete en las letras de la composición. Escoge un tema diferente a lo que acostumbras leer. Entra en ese nuevo mundo. Ve a una librería y compra el primer libro que veas, deja que la vida te sorprenda.

8- Masajea tu cuerpo:
Cada día, al levantarte o antes de irte a dormir, frota tu cara, tu cabeza, tu cuello, hombros, brazos, manos, espalda, nalgas, torso, barriga, pierna y pies. Date fricciones enérgicas allá donde alcances con tus manos. Gesticula exageradamente con tu cara y boca. Ayudará a activar tu circulación sanguínea y linfática, moviendo todos los líquidos de tu cuerpo, mejorando la relación que tienes contigo. Pon especial cuidado si tienes alguna herida, evita o trata suave esa zona.

9- Comparte:
Comparte lo que tienes, lo que te han dado, lo que vino a ti regalado, lo que sabes, todo tu aprendizaje, lo que no sabes, tus dudas e ignorancia, las huellas que has dejado marcadas en los caminos ya rodados. Comparte aquello que eres y todo lo que te hubiera gustado llegar a ser.

10- Queda con tus amistades:
Sal, de vez en cuando, queda con amistades. Cuéntale tus cosas, tus temores y alegrías. Toma un té, café, agua, cerveza, un refresco, lo que mejor te parezca, con alguien de tu confianza, con quién puedas compartir un trozo de camino.

11- Sé tu mejor compañía:
Conviértete en tu mejor compañía de viaje. Cuida de ti con esmero y cariño. Levanta el ánimo en los momentos malos y acaricia suave los brillos. Sonríe las piedras que aparecen en el camino, quizá sirvan para construir un castillo.

12- Organiza tu casa:
El orden relaja, estabiliza y sosiega. Dona, recicla, despréndete de todo lo que no usas ni necesitas. Limpia y coloca las estanterías, los baños, las habitaciones, el coche, los armarios. Dedícale tiempo a este menester, puede parecer tedioso al principio, pero luego te hará sentir muy bien. Repite esta acción varias veces al año.

13- Dile a las personas que las quieres:
Expresa lo que sientes hacia ellas, hacia todas las personas que estén a tu lado, a tus hijos, a tus padres, a tu pareja, a tu familia, a tus amigos, a quién camine a tu lado en la vereda del destino. Recuérdales lo importantes que son para tu vida. Hazlo hoy, no lo postergues.

Nota: en caso de que vivas en solitario o que no dispongas de amistades, igualmente puedes realizar este ejercicio. Aprovecha para expresar gratitud y amor cuando toque hacer cualquier recado, incluso si has de hacer reposo por cualquier enfermedad, si vienen a atenderte a casa o estás en el hospital, pues con las personas que te ayuden o cuiden. Despliega amabilidad con las personas que te cruces o interactúen contigo por cualquier motivo. Cuando las veas, muéstrales tu aprecio, diles una palabra bonita, un “qué bien se te ve hoy”, o un “qué ilusión haberme encontrado contigo”. Si no te atreves, al menos sé capaz de esbozarles una sonrisa cariñosa y mentalmente sentir gratitud, verás que alegría les das.

14- Celebra la vida:
Celebra cada día, nunca sabes si va a ser el último. Celebra tus logros, las veces que consigas superar un miedo, las que te atrevas a hacer una comida distinta, las risas y las lágrimas, las reuniones con amigos, los cumpleaños, los huegos de tus mascotas, la risa de tus hijos, los besos de amor. Celebra la vida ahora.

¿A qué esperas?

15- Crea:
Cose, pinta, esculpe, modela, cocina, maquilla, construye, haz puzles, dibuja mapas, escribe un libro, haz mandalas, compón música. Conecta con tu parte creativa.

16- Pon un poco:
Un poco siempre es mejor que nada. Un poco de aire en tus pulmones te da la posibilidad de seguir con vida; un poco de amor alimenta tu alma para sanar la herida; un poco de dinero te da la posibilidad de pillar un autobús o quedarte en la estación a ver pasar la vida; un poco de sal le da fiesta a tu comida; un poco de lectura puede darte el aprobado; pon un poco más en tu vi

17- Usa productos de buena calidad:
En vez de comprarte cinco prendas más baratas, compra dos de mejor calidad. Durarán más tiempo. Mereces lo mejor.

18- Come mejor:
Reduce el consumo de productos refinados, como el azúcar y las harinas. Introduce en tu dieta cereales integrales y legumbres. Adereza tu vida con semillas, frutas desecadas y frutos secos. Usa productos frescos de temporada y de tu zona. Cocina tú alguna de las comidas que tomas. Reduce el consumo de bebidas azucaradas, sal y bollería industrial.

19- Lleva un diario, escribe lo que sientes:
Escribe en una libreta lo que sientas, pienses, imagines, los sueños que has tenido por la noche, las ideas que te han venido a la cabeza de pronto, un poema, un cuento, etc. Ten una pequeña libreta en el coche, en tu bolso, en tu carpeta, en tu maletín, en la cocina, en tu mesilla de noche, donde quieras. Escribe.

20- Actívate:
Si extrañas a un ser querido, ¡llámalo! Si quieres conocer a alguien, ¡invítalo! Si quieres que te entiendan, ¡explícate! Si tienes dudas, ¡pregunta!

21- No endioses a nadie:
Nadie es menos que el otro, ni más que el otro. Puede que se le den bien unas habilidades que a ti no, puede que realice mejor unas funciones que ha practicado durante largo espacio de tiempo y le hayan concedido un diploma por ello. Pero no es más que tú, no eres menos que él. Cada persona lleva dentro la grandeza máxima, hemos de darle permiso para que se exprese. Eres grande, pura magia, da igual que nunca nadie te lo haya dicho antes o si no lo crees posible, mereces lo más bonito que puedas imaginar, esa es la verdad.

22- No hables mal de otros:
Habla de los demás para ponerlos de ejemplo positivo, habla de sus logros y hazañas, de las oportunidades que aprovecharon y de lo que aprendiste de ellos. Nunca lo hagas para criticar.

23- Ten valor:
Vivir requiere cierto grado de valentía. Enfrentarse al tráfico, al tiempo, a los miedos, a los jefes, a los quehaceres que cada cual ha de acometer en su devenir diario, requiere de gran optimismo y paciencia. Cada uno usa su gama de colores para pintar la vida como puede. Crea un hermoso mundo para ti y tu entorno. Como decía Thoreau: “El mundo es sólo el lienzo de la imaginación”.

24- Equivócate:
La equivocación es algo maravilloso que nos da que pensar, nos obliga a hacer nuevos planteamientos, nos da humildad, nos hace escuchar a los demás, nos impulsa a la búsqueda. Cada equivocación te trae un regalo, un aprendizaje. Dejamos de hacer cosas por miedo a equivocarnos. Perdemos oportunidades que se presentan, por si salen feo.
¡Atrévete a equivocarte!

25- Deja ir lo que sobra en tu vida:
En este mi caminar diario, he vivido aferrada a muchos seres y cosas. Es ahora, con la madurez, cuando voy adquiriendo la comprensión necesaria para dejar ir, a maestros, amigos, amores, costumbres, ideas o comidas. Atrancaban mi puerta, abarrotándola de sentimientos obsoletos e innecesarios, pues aportaban a mi vida nada o casi cero. Deshacerse de los grilletes que anclan al pasado, es liberador. Decir adiós con un ¡gracias, sigo por otro lado!, descarga. Despídete de lo que te daña.

26- Pregunta:
Encuentra preguntas a tus respuestas o será al revés. Lo planteo de otra manera. Encuentra respuestas a tus preguntas.

¿Cuántas veces dudamos de algo y, por no investigar, nos quedamos sin saber la respuesta? Mira en un diccionario, indaga en internet, consulta a un experto, interroga a un amigo, a un profesor, a tu hijo, a tu compañero de piso. A veces la vida te sorprende y la solución aparece por el camino, sin formular la pregunta. No te quedes con las dudas, rondando por la cabeza, ni le des una, tres o setecientas vueltas a un tema. Si algo no lo sabes camina hacia la respuesta.

27- Presta atención a tus palabras:
A lo que te dices a ti mismo y a otros. Si te pillas juzgándote a ti o a los otros, para. Presta atención a eso que te hizo caer en el juicio o la crítica. Recuérdate que la próxima vez
tendrás más cuidado y lo harás mejor.

28- No me hagas ni caso:
No hagas caso de lo que aquí he puesto. Investiga si lo que digo va contigo, si son piezas que encajan en tu puzle. No creas lo que escribo, porque yo lo digo, prueba si a ti te va bien. No hay nada más bueno que comprobar si lo que el otro cuenta es real y nos va bien en nuestro camino.

29- Confía en la VIDA:

Confía en la vida, confía en que hay algo mayor que te sostiene, que te cuida, que te arropa y acoge en su sabiduría máxima. Déjate llevar por la bondad de lo bueno que existe ya en ti. Ábrete a que puede salir bien. ¡Sí!, puede salir bien, dale un punto de confianza.

30- Cree en ti:

Cree en ti plenamente, en tus acciones, en tus pensamientos, en tus ideas, en tus verdades. Cree en tu vida. Cree en tu cuerpo. Cree en cada paso. Cree en que vas a lograrlo. Cree en el amor que puedes compartir con el otro y contigo. Cree en que cada una de las veces que tuviste que parar o retroceder un poco, fue por un motivo, que seguro que al comenzar de nuevo o al retomar el ritmo, se encienden las luces y se abren nuevas puertas. Cree y crea desde ese convencimiento de que eres pura magia, con la sabiduría de que las personas que te rodean y acompañan en este recorrido vital, son igual de especiales que tú.

……………………………

Aquí dejo un recorrido para un mes, con pequeñas acciones que puedes realizar (si quieres) para sentirte mejor. Mira un vídeo cada día, duran menos de un minuto cada uno. Son fáciles de ver, aunque lo que dicen puede hacerte reflexionar.

¿Te atreves a adentrarte en ti?

Si es así, felicidades, eres muy valiente.

Si te apetece puedes dejar algún comentario cada día en los vídeos o suscribirte al canal. Si quieres entrar en mi canal puedes pinchar aquí:  Con las Manos de Mirena

Abrazos de corazón.

María José Malleiro Zorzano

Compartir en tus redes:

Artículos relacionados

Dar vida

No rompas el silencio perpetuo, permanece callado, envuélvete en la calma, observa los acontecimientos en la escucha sagrada. Descubre el ahora, el momento bendito que acaricia tu latido y da vida a cada instante imaginado. Vive este segundo como si fuera el único.

leer más ›

La educación

La educación es algo sutil que se va colando entre las entretelas de tu vida, como un aroma dulce a almendras tostadas y que envuelve tu camino, poco a poco, sin que ni siquiera te des cuenta.

leer más ›