El Árbol Familiar

Agradezco vivir arropada por mi árbol, que en sus ramas y raíces aposenta la historia de mi familia. Pasado, presente y futuro. Tradiciones, herencias, amores, secretos, viajes, partos, abortos, idas, venidas. Dentro de la maleta, enorme el equipaje que vislumbro.

Me gusta ver este mes de noviembre, con su festividad de “Todos los santos”, como la época de los Ancestros, del Clan Familiar. Es un momento de comenzar a entrar hacia adentro. Los días son cada vez más cortos y la noche recupera el protagonismo. Es tiempo de recordar a aquellos que llegaron antes de nosotros, para darnos vida.

Es tiempo de encender una vela blanca, que los guíe a la luz más armónica. Es tiempo de ponernos las manos en el corazón y comprender que ellos lo hicieron de la mejor manera que pudieron. Es tiempo de agradecerles.

Agradezco vivir arropada por mi árbol, que en sus ramas y raíces aposenta la historia de mi familia. Pasado, presente y futuro. Tradiciones, herencias, amores, secretos, viajes, partos, abortos, idas, venidas. Dentro de la maleta, enorme el equipaje que vislumbro.

Venimos de un hombre y una mujer, de un espermatozoide y un óvulo, cada uno una historia, un recorrido. Algunos se relacionan con esa familia, otros no la conocen, o no tienen trato con ella. La familia viaja en nuestra sangre, acompañándonos siempre. Las personas adoptadas llevan su sangre biológica y la esencia de aquellos que los acogieron.

Poner a cada uno en el lugar a mí me ayudó a descubrir aspectos de sus vidas y por extensión de la mía, dado que soy su descendiente. Colocar a cada pariente en el árbol ha sacado a relucir historias que desconocía, aportado luz a zonas sombrías.

Mientras recaudaba datos para confeccionar mi árbol he aprendido de mí, me he conocido más. El árbol me sorprendió, descubrí los parecidos y casualidades en sus historias y la mía.

La familia en la que naces es la perfecta. Sean cuales sean las circunstancias. Quizá no os habléis o no los conozcas. Puede que los adores y el trato sea estupendo. Hay algo innegable, son sangre de tu sangre, la familia perfecta para aprender a avanzar y a valorar la vida. De ti depende superarte una y otra vez y convertirte en una maravillosa persona, a pesar de todo.

“Debes recordar que la familia nace a menudo de la sangre pero no depende de la sangre. Tampoco es exclusivo de la amistad. Los miembros de tu familia pueden ser tus mejores amigos. Y los mejores amigos, estén o no relacionados contigo, pueden ser tu familia”. Trenton Lee Stewart

Comparto un ejercicio que puedes realizar en una hoja grande:
Haz una pequeña relajación de cinco minutos, observando tu respiración, con los ojos cerrados.
Agradece por haber prestado atención a tu sentir.
Regresa al presente, lee lo que viene a continuación y haz el ejercicio que planteo.
Hoy vas a confeccionar tu árbol familiar. He puesto un dibujo de cómo colocar a la familia, úsalo de referencia para crear tu árbol.

Forma simple de confeccionar tu árbol:
1) Coloca la libreta en posición horizontal, para disponer de más espacio hacia los lados. En la parte de abajo, escribe tu nombre en el centro.
2) Encima de ti, a un lado pones a tu madre y al otro a tu padre. Entre tus padres, además de ti, pon a tus hermanos.
3) Encima de cada uno de tus padres sigue con tus abuelos paternos y maternos.
4) Encima de cada uno de tus abuelos pones a los bisabuelos que correspondan, paternos o maternos.
5) A tu lado pones a tu pareja (si la tienes), entre los dos pones a los hijos (si los hay), en orden de nacimiento. Incluye los abortos, si hay.
6) Coloca a cada pariente los datos que sepas: nombre, fecha de nacimiento y muerte (si falleció), fecha de boda o divorcio (lo que ocurriera).


Hasta aquí un árbol simple, que puede aportar datos interesantes. Si quieres ahondar más, sigue:

7) Encima de tu pareja pon a sus padres. Añade los hermanos de tu pareja (si los tiene) y los sobrinos.
8) Al lado de tu pareja pones a tus anteriores parejas importantes (si las tuviste) y, si formaron parte activa de tu vida, incluye a los padres de estas.
9) Si quieres ampliarlo más, puedes añadir a las parejas de tus hermanos, a sus hijos; a los hermanos de tus padres, a sus hijos; a los hermanos de tus abuelos; a algún amigo importante de la familia que consideres de sangre, aunque no la lleve.
10) Si no conoces el nombre de algunos familiares, escribe en el lugar que le corresponda, su rango en la familia. Por ejemplo, si no conoces el nombre de tus bisabuelos, pon: bisabuelo materno y bisabuelo paterno, encima de tus cuatro abuelos. Cubre toda la familia. Aunque no sepas sus nombres o no dispongas de ningún dato. Igualmente son de tu sangre y forman parte de ti.

Las familias guardan secretos que al ser descubiertos liberan. Date permiso para explorar en tu árbol familiar. Anota todo. Servirá para darte cuenta de que varias de esas cosas que has ido averiguando de ellos, las tienes en tu vida, las repites tú.

“Todo el mundo debería conocer su árbol genealógico. La familia es nuestro cofre del tesoro o nuestra trampa mortal “.
Alejandro Jodorowsky

Aquí dejo una plantilla simple para que tengas una idea. La encontré en pinterest, al solicitar plantillas gratuitas de formato libre.

Abrazos de corazón.

Marijose Malleiro Zorzano (Mirena)

Compartir en tus redes:

Artículos relacionados